"Tecnólogo médico de profesión, pastelera de corazón". es la frase que siento me representa fielmente. De chica estuve pegada a la cocina de mi abuela materna, creadora de dulces maravillas, recetas antiguas y llenas de emocionantes y misteriosos procesos, donde la rigurosidad y el amor eran los ingredientes infalibles para un resultado perfecto. La cocina fue y sigue siendo una amorosa aventura en donde todo se funde para reunir a la familia, momentos breves pero imborrables, que no terminarán cuando se parta la torta, sino que permanecerán en la memoria y en las fotografías de aquel lindo instante. Como nada es al azar, todo mi trabajo se realiza bajo un estricto estándar, con materias primas de calidad y a la antigua, nada de mezclas preparadas ni cremas falsas, ni figuritas compradas, si se quiere un producto de calidad superior, todos sus componentes deben serlo, incluso la decoración, hecha cuidadosamente y aliada siempre con la belleza. Si buscas belleza y calidad, no dudes en contactarme, estaré pendiente de tu solicitud, puesto que trabajo con pocos diseños a la vez, lo que asegura un trato super personalizado, intentando siempre dar lo mejor en cuanto a creatividad y sabor, te espero en mi cálido y amoroso taller.